Analgesia por PCA

Cuando nos referimos a una analgesia controlada por el paciente (PCA) se hace alusión a los métodos que generan alivio del dolor permitiendo al paciente la auto-administración de pequeñas dosis de un analgésico tanto sea los requerimientos. (1) (Macintyre, 2010).

 

La modalidad de este sistema permite al paciente decidir en el momento y frecuencia de la medicación para control del dolor, manejándose dentro de parámetros de seguridad establecidos previamente por el médico tratante, con el objetivo de evitar efectos secundarios no deseados por la medicación, permitiendo así una seguridad al paciente. 

Los dispositivos de PCA permiten la administración de dosis frecuentes de opioides, permitiendo usar menor dosis a comparación de las dosis a demanda, incluso que las dosis administradas de modo rutinario por el equipo de enfermería. 

El fundamento principal de Analgesia proporcionada por el paciente PCA, consiste en la administración de fármacos en base a la demanda del paciente. 

Existen múltiples vías de administración de modo alternativo para cada paciente como; intravenosa, epidural, periférico, transdermico, transmucosa-oral, intranasal, oral, subcutánea. (2) (Jeffrey A. MD, 2005) 

Las ventajas que proporciona el uso de Bombas PCA al paciente son:

 

· Versatilidad: permite la programación individualizada en base a las necesidades del paciente. Las dosis se ajustan en base a los requerimientos de opioides y la tolerancia a ellos. 

· Otorga sentimiento de satisfacción por la autoadministración de dosis de rescate en los pacientes. 

· Elimina los requerimientos de aplicación de bolos por parte del servicio de enfermería 

· Proporciona mejor control del dolor y satisfacción del paciente. 

· Seguridad: las bombas PCA posee sistema que disminuye el riesgo de depresión respiratoria. 

· Amplio margen de seguridad en los pacientes, ya que se requiere que se encuentre alerta para poder hacer presionar el botón en la PCA, por ende evita la sobredosis en pacientes sedados 

· Amplio margen de utilidad en pacientes quirúrgicos como además permite el control del dolor en pacientes oncológicos. 

· Control del dolor crónico en pacientes con requerimientos paliativos al ser dados de alta o en cuidados de hospicio. 

· El opioide en PCA otorga mayor analgesia a comparación de su administración en sistemas convencionales (Intramusculares, Subcutáneos) 

· El margen de seguridad en PCA- IV en bolos causa poca depresión respiratoria sin infusión basal continua, incidencia global estimada 0.25%, a comparación con 0.9% estimada de inyecciones IM intermitentes. (3) (Cindy Liend, MD, 2005) 

Bibliografía 

1.Macintyre, P. E. (2010). Acute pain managment: scientific evidence. Autrian and New Zeland. 

2.Jeffrey A. MD. (2005). Patient-comtrolled analgesia. ANESTH ANALG, S44–S61. 

3. Cindy Liend, MD. (2005). Patient-controlled analgesia. ANESTH ANALG, 387-401